Vuelven de China con las baterías cargadas para demostrarnos que pueden volar con ultimavis